Fondos públicos

Estándar

img_globo03

¿Dónde está el tesoro?

Hace poco, dos integrantes del blog “Cosa de todos” (no decimos quiénes porque no somos buchones… pero son hermanos), apurando una tarea que les dio la directora, descompusieron la fotocopiadora de la escuela. La verdad es que fue un desastre, la sala de profesores se llenó de humo, la máquina empezó a escupir hojas como loca y nuestros amigos quedaron cubiertos de tóner, de pies a cabeza. La directora los retó y les dijo que esa fotocopiadora era de todos y que, por eso, había que cuidarla.

¿Qué quiere decir que es de todos? Que los ciudadanos pagamos impuestos y que, gracias a eso, hay escuelas públicas, entre tantas otras cosas. Como nosotros no recordábamos haber pagado nada, le preguntamos a qué se refería y nos explicó que se pagan impuestos de distintos modos, incluso en las golosinas que compramos en el quiosco, y que todo el dinero que se recauda se guarda en el Tesoro Nacional.

¿Tesoro Nacional? ¿Qué es eso? ¿Un tesoro con monedas de oro y joyas, como el de los piratas?

Nada de eso. En el Ministerio de Economía, nos explicaron que efectivamente el dinero de los impuestos va al Tesoro, pero que no es un cofre, sino una especie de fondo común de dinero, que se usa para pagar distintas cosas.

Nos dijeron que hay que pensar en el Estado como una gran familia. En nuestras casas ingresa dinero a través de los sueldos y ese dinero se utiliza para vivir. En el Estado pasa lo mismo, el dinero de los impuestos se usa para pagar los sueldos de los maestros, los bancos, los pizarrones o las impresoras de las escuelas. Es decir, el Estado recauda el dinero de los impuestos y lo administra. El Congreso Nacional, a través de la Ley de Presupuesto, decide en qué se gasta la plata del Estado. Y ese dinero vuelve en forma de escuelas, hospitales, servicios, etc.

También nos aclararon que no todos los ciudadanos pagan los mismos impuestos, que eso tiene que ver con los ingresos de cada uno. Es decir, con lo que cada uno gana y tiene. Después de esa charla entendimos que no hay un tesoro de piratas, pero sí uno que nos pertenece a los ciudadanos, y como esa plata se invierte en salud, educación y en mejorar la calidad de vida de las personas, hay que cuidar los bienes del Estado. Porque son tuyos, míos… de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s