El gran desafío

Estándar
.

El gran desafío

Una tarde, todos los del equipo de Cosa de todos nos miramos a los ojos y nos preguntamos: ¿qué más podemos pedir? Hacemos un blog buenísimo, escribimos sobre las cosas que nos interesan, conseguimos entrevistar a gente reimportante, tenemos lectores que nos siguen… ¡Y ganamos un premio!…

Pero quedaba un desafío pendiente. Hacer la gran nota: ¡una entrevista a la Presidenta! Y allá fuimos.

Ingresamos a la Casa de Gobierno por los túneles del Museo del Bicentenario. Allí nos encontramos con dos granaderos. Para nuestra sorpresa, no estaban parados como estatuas. Caminaban y hablaron con nosotros. Nos contaron cosas muy interesantes. Por ejemplo, que los granaderos se entrenan para estar largas horas quietos, saben andar a caballo y que en el uniforme tienen un sable y una escarapela que simboliza el sol de Mayo. Ellos viven en el regimiento y son la seguridad de la Presidenta. Ella es su jefa porque es la autoridad máxima del conjunto de las Fuerzas Armadas (aunque el padre de los granaderos es el general Don José de San Martín). La charla estuvo muy copada, pero seguimos adelante. Destino: despacho de la “Presi”.

Ya dentro de la Casa Rosada, nos encontramos con Aníbal Fernández, el Jefe de Gabinete de Ministros (aunque la jefa de verdad de todos los ministros es la Presidenta, porque deben seguir sus instrucciones). Nos contó que tal como dice la Constitución, él es el responsable de la administración general del país. Esto quiere decir que se ocupa, por ejemplo, de organizar las cuestiones del dinero que gasta el Gobierno (el presupuesto) y debe rendir cuentas al Congreso. Su cargo dura cuatro años y la Presidenta elige quién lo ocupará.

Entre algunas de las tareas del Jefe de Gabinete, está leer las leyes una vez que las Cámaras ya las aprobaron y firmar los decretos que las convierten efectivamente en ley. También quedarse en el país mientras la Presidenta viaja y reunirse con los ministros cuando la Presidenta está ocupada, además de cumplir con las responsabilidades que le delegue la Presidenta.

La charla estuvo muy sorprendente también. Cuando nos dijo que la presidenta estaba en el despacho de al lado, nos pusimos nerviosos y corrimos hacia allá… Pero al salir: ¡chin pum! Todo terminó de golpe. La seguridad de la Casa de Gobierno nos obligó a retirarnos…

¡Chau nota con la Presidenta!

Igual estamos recontentos porque lo conocimos a él; porque el blog está rebueno; porque vivimos un montón de aventuras entrevistando a ministros, profesores, funcionarios, médicos, senadores, diputados… Es impresionante mirar atrás y ver toda la gente que conocimos. También descubrir que no estamos solos. Que en el barrio, en la ciudad y en el país en el que vivimos hay un montón de gente trabajando para vivir mejor, en una sociedad más justa e igualitaria. En una república que sea de todos…

Sigamos adelante. Gracias, amig@s del blog.

.
Anuncios

Los comentarios están cerrados.