¿Cómo se hacen los billetes?

Estándar
.

¿Cómo se hacen los billetes?

¿Quién no imaginó alguna vez fabricar su propio dinero? Uno de nosotros lo intentó, pero no le fue muy bien (aunque el billete quedó lindísimo). Lamentablemente, no podemos crear plata con nuestras manos: un billete no es un papel dibujado. Hay muchas cosas que lo hacen valer.

Cada país tiene sus propios billetes. En Argentina, la plata se produce en la Casa de la Moneda. Se trata de una fábrica como cualquier otra, con máquinas y operarios, pero en la que se hacen billetes y monedas. De ahí salen en camiones que los llevan al Banco Central. Luego, se reparten en los bancos (públicos y privados) de todas las provincias.

Los bancos, entonces, no fabrican el dinero. Solo lo guardan en una caja fuerte que se llama tesoro. Lucas Rodríguez, que es jefe de Caja de Ahorro, nos contó que los bancos también prestan dinero a las personas o abren cuentas para que ellas puedan guardar su propia plata. A través de los cajeros también se pueden pagar cuentas o simplemente pedir cambio.

La presidenta de la Casa de la Moneda se llama Katya Daura y nos explicó cómo son los billetes verdaderos: se hacen en un papel especial, tienen números que indican su valor y están dibujados en distintos colores para que todos podamos reconocerlos fácilmente. Además, como medidas de seguridad, usan unos hilos plateados dentro del papel, una especie de “fantasmita” y tintas que cambian de color según cómo se las mire. Así podemos darnos cuenta de que se trata de uno de “los buenos”.

Mirando con atención, nos dimos cuenta de que los pesos argentinos llevan las caras de distintos próceres. Pero ninguno tiene la de Belgrano, que fue quien ordenó hacer las primeras monedas del país. Tampoco la de alguna mujer importante de nuestra historia, o de algún chico. “Esa es una deuda pendiente que tenemos”, nos dijo Katya. Para hacerlo tenemos que pedir permiso al Congreso o a la Presidenta”. Ojalá lo hagan, ¿no?

En conclusión: la plata que vale de verdad se fabrica y se distribuye de manera muy cuidada. Para conseguirla, los adultos tienen que trabajar. Nosotros, mientras tanto, podemos esperar a que alguien nos haga un regalo en efectivo por nuestro cumpleaños o, a lo mejor, podríamos intentar con el trueque. Significa cambiar un objeto por otro. Esa era la forma en que se manejaban las personas antes de que hubiera dinero.

.
Anuncios

Los comentarios están cerrados.